GUIA HISTÓRICO-ARTÍSTICA


BREVE RESUMEN HISTÓRICO

La iglesia que estás contemplando era la capilla interior del primer convento que los Padres Paúles tuvieron en España. Fue construida entre el 1710 y el 1746 y dedicada a san Severo y a san Carlos Borromeo. Consta de una sola nave, crucero coronado por una gran cúpula semiesférica y dos capillas a cada lado comunicadas entre sí. La decoración de la iglesia con la pintura mural al fresco llegó sólo a finales del siglo XVIII y comienzos del XIX.

Con la ocupación napoleónica (1808), los religiosos fueron expulsados y el convento se convirtió en hospital militar, y con este cometido ha permanecido, prácticamente, hasta el año 1939. Tres años más tarde el edificio es cedido al Ayuntamiento de Barcelona, que procede a la demolición de las dependencias hospitalarias y restauración de la iglesia (1943-1947), termina la torre-campanario de la parte izquierda y coloca el pórtico aprovechando las columnas del antiguo claustro conventual.

LA PINTURA MURAL DE LA IGLESIA
Es la obra más importante del pintor francés Joseph Flaugier (1757-1813), introductor del neoclasicismo en Cataluña y fundador del primer museo público de pintura de Barcelona. Está considerada como una de las mejores obras de arte, en pintura mural al fresco, que existen en nuestra ciudad por sus dimensiones, 387 m2 y por calidad pictórica y compositiva. (foto 1)

El retablo, una especie de templete, combinando elementos arquitectónicos y escultóricos y utilizando colores grises y ocres que imitan la piedra natural, logra dar profundidad a la iglesia y crea la impresión visual de ampliar sus verdaderas dimensiones. El camarín de la Virgen de la Merced, enmarcado por columnas y las figuras de san Pedro y san Pablo, ocupa el primer cuerpo del retablo. El segundo está coronado por un gran medallón con la figura del Buen Pastor,(foto 2) acompañado por las santas barcelonesas Eulalia y Matrona

La cúpula representa la glorificación de la Virgen María, coronada por la Santísima Trinidad. En torno a este grupo central se articula toda la composición: San José, con la vara florida, acompañado por los apóstoles entre los que destaca san Pedro. Al otro lado aparecen figuras bíblicas como Moisés y Elías. Apoyados sobre nubes, contemplan la coronación de María diversos santos y santas, fundadores de órdenes religiosas, monjes y caballeros en actitud orante, y grupos de ángeles en vuelo (foto 3). Es una composición llena de fuerza y expresividad. Las figuras vigorosamente modeladas hasta el punto de que algunas parecen salir de la superficie pintada. La cúpula descansa sobre cuatro arcos de medio punto.

En cada pechina está pintado, (foto 4) en grisalla y con acusada sensación de relieve, un doctor de la iglesia latina: san Ambrosio, san Gregorio, san Jerónimo y san Agustín.

El friso está decorado con 24 Ángeles, que se dirigen al altar llevando diversos elementos de la celebración eucarística: el cáliz, incensario, hisopo, campanilla, mitra, etc.

UNA AGRADABLE SORPRESA
El año 1945, a raíz de los trabajos de restauración se descubrió una segunda cúpula pintada al fresco (foto 5), detrás de la que vemos desde la iglesia. La separación entre ambas es de 5 cms en la parte inferior, en donde la cúpula descansa sobre el tambor, y de 56 cms en la parte superior de la semiesfera.

El tema central de la composición pictórica es similar: Coronación de la Virgen María por la Santísima Trinidad. Mártires, santos, obispos y religiosos contemplan la escena en actitud orante; mientras que grupos de ángeles, suspendidos del cielo, sostienen libros, coronas y túnicas en forma de doseles. Su estado de conservación no es bueno a causa de las sales provocadas por antiguas filtraciones de agua de lluvia.

Durante los últimos trabajos de restauración realizados por el Ayuntamiento (1998-1999) se ha hecho un estudio muy serio y detallado de la segunda cúpula aprovechando los actuales medios técnicos. Se ha extraído también un fragmento de pintura de 50 x 40 cms que se puede admirar cerca del altar mayor.

LA PRESENCIA MERCEDARIA
Una vez terminados los trabajos de remodelación (1943-1947), el Ayuntamiento hizo entrega del templo restaurado, en uso y usufructo, a los mercedarios, que lo inauguraron el 21 de septiembre de 1947.

Encima del pórtico se colocó el 24 de septiembre de 1960, a manera de falso vitral, un plafón cerámico, obra de Joan Guivernau, con la imagen de la Virgen de la Merced y san Pedro Nolasco con la ciudad y puerto de Barcelona al fondo. Dentro de la iglesia, nos sorprende de nuevo la imagen de la Merced presidiendo el camarín del retablo central. Fue bendecida solemnemente el 29 de mayo de 1948. En las cuatro hornacinas de los pilares achaflanados que sostienen la cúpula encontramos a cuatro santos mercedarios: Santa María de Cervelló, san Pedro Nolasco, san Serapio y san Pedro Pascual. En tres altares han dejado su huella colocando las imágenes de san Ramón, del Sagrado Corazón y de san José

Después de 22 años de presencia mercedaria, el 22 de agosto de 1969, la iglesia fue erigida parroquia teniendo como titular a san Pedro Nolasco, fundador de la Orden de la Merced, tan profundamente vinculada a Barcelona. Desde aquí continuamos proyectando el carisma mercedario al servicio de la libertad y de los pobres, preocupados por la gente del barrio y anunciando con nuestra alegría y solidaridad cristiana el amor de nuestro buen Padre Dios.

AGRADECEMOS
Al Ayuntamiento de Barcelona la acertada restauración de la pintura mural e iglesia (1993-1999), y a "La Caixa d'Estalvis i Pensions de Barcelona" el habernos ayudado a dar a conocer este precioso monumento.

PARA VER MÁS FOTOGRAFÍAS DE LA IGLESIA PINCHA AQUÍ --->

    ÁLBUM
ESTÁS AQUÍ
Vida de s. Pedro Nolasco Horarios Actividades Guía histórico-artística Obra Mercedaria Capellanía de la prisión Página principal Salida