EL TITULAR DE NUESTRA PARROQUIA

          Por decreto del 6 de septiembre de 1969, el entonces Arzobispo de Barcelona, Dr. Marcelo González Martín, confiaba a los mercedarios nuestra parroquia, que había sido erigida canónicamente pocos días antes, el 22 de agosto de ese mismo año.

          Como titular de la misma fue elegido un santo barcelonés del siglo XIII: Pedro Nolasco. Una persona profundamente buena y dotada de una extraordinaria sensibilidad para sintonizar con el mundo de los cautivos, a los que ofreció amor y libertad.

¿QUIEN FUE SAN PEDRO NOLASCO?

          Barcelonés de nacimiento y mercader de profesión, vivió con intensidad los avatares de su época. Su actividad empresarial le puso en contacto con la cruda realidad vivida por miles de cristianos que, arrancados violentamente de sus hogares, lloraban su falta de libertad y anhelaban el momento de liberarse de las cadenas y rehacer su vida.

          En un gesto de generosidad sin precedentes, renuncia a las ganancias de su negocio y orienta su actividad empresarial pensando sólo en los cautivos cristianos, que se hallan en poder de los moros. A partir de ese momento, su dinero, su experiencia de mercader curtido en numerosos viajes a los reinos moros de España y del norte de África, y su misma persona, estarán al servicio de los cautivos, a los que irá regalando libertad por medio de numerosas redenciones.

EL FUNDADOR DE LA ORDEN

          Inspirado por Maria, funda el 10 de agosto de 1218 la Orden de la Merced. Ante el altar mayor de la catedral de Barcelona, Pedro Nolasco y sus compañeros emiten su profesión religiosa, consagrándose a Dios y al servicio de los cautivos cristianos.

          Los pequeños conventos, que van surgiendo a lo largo y ancho de la geografía española y francesa, serán lugares en los que se alaba a Dios, se trabaja en favor de los cautivos y se irradia el mensaje de amor y libertad iniciado por Pedro Nolasco.

LOS SEGLARES AL SERVICIO DEL MOVIMIENTO REDENTOR

          El mundo cristiano de entonces no permaneció indiferente ante la obra redentora realizada por Pedro Nolasco y sus frailes. En tomo a las residencias recién fundadas se fue formando un movimiento redentor en el que grupos de seglares, hombres y mujeres, ofrecen su generosa colaboración, ayudan a los frailes en la tarea de recoger limosnas para los cautivos, atienden en los hospitales de la nueva Orden religiosa a los pobres y enfermos, y a los cautivos que regresan a sus hogares en situación precaria y con una salud lamentable.

UN MENSAJE ACTUAL

          El mensaje de amor de Pedro Nolasco y su maravillosa intuición: la auténtica riqueza del hombre es su dignidad de persona y su libertad, siguen vivos y más actuales que nunca. Porque todo aquello que coarta o impide el desarrollo de la libertad personal es un grave inconveniente que termina deshumanizando la persona y reduciéndola a la categoría de objeto de esclavitud. Por eso, si nuestra Comunidad parroquial quiere, de veras, vivir el mensaje de su titular, ha de demostrar una especial sensibilidad por el mundo de la marginación, de la pobreza y falta de libertad. Este es el reto que tenemos delante.

ESTÁS AQUÍ
Vida de s. Pedro Nolasco Horarios Actividades Guía histórico-artística Obra Mercedaria Capellanía de la prisión Página principal Salida